Fábrica en Besançon

Tenemos el honor de diseñar y fabricar nuestras máquinas en esta bella región que es nuestra Franche-Comté. Las granjas fructíferas, PSA en Montbéliard, LIP en Besançon, la nano-tecnología y las técnicas medicinales - la historia de Franche-Comté está llena de ejemplos que nos inspiran.

En 2005, Matthiessen Ingeniería nació como un simple representante de un importador. Poco después, en 2007, nos hemos convertido en fabricantes de máquinas para el sector de reciclaje. Nuestras máquinas son famosas por su solidez y buen diseño.

Pero hemos querido ir más allá de la industria del reciclaje. Por ello, vimos la necesidad de crear una empresa hermana, que se encargue de proveer soluciones en áreas vecinas tales como: la de los combustibles alternativos (CSR), la industria de productos alimenticios o el manejo de material a granel. 

En abril de 2011, nació la Fábrica de Besançon (MAB).

Las máquinas de MaB son diferentes.

¿Por qué?

Nosotros no somos simples constructores de máquinas. No. Al construir nuestras máquinas, tratamos siempre de integrar tres elementos que a menudo algunos colegas olvidan:

  • Nosotros integramos la máquina a su entorno técnico y humano. La ingeniería Matthiessen sorprendió a la industria del reciclaje en el año 2009 al proponer el estudio " El valor de mejorar del almacenamiento, medición y manejo de los flujos de residuos." Para muchos, la tecnología existente había llegado ya a su máxima expresión. Sin embargo Matthiessen logró convencer a la ADEME de financiar un estudio en el cual se demostraría que dicha tecnología podría ser mejorada. La prueba de su validez se demostró en los casos analizados dentro del: Manual de 20 casos de estudio (en francés).
  • Nosotros diseñamos las máquinas para nuestros clientes. Es decir, la forma de manejarlas es tan intuitiva que se reduce enormemente la necesidad de contactarnos para resolver dudas. Entre menos botones tenga el tablero de control, más felices somos.
  • Nosotros diseñamos y construimos nuestras propias máquinas. Conocemos cada tornillo y cada chapa que contienen. Y sabemos perfectamente que cada elemento debe de ser adaptado de acuerdo a la solución que buscamos.
Más que constructores de máquinas nos consideramos diseñadores de soluciones. Nuestros clientes aprecian este enfoque. Actualmente, exportamos la misma cantidad de máquinas como las que vendemos dentro de Francia.